Esperas al Jabalí


EL CORZO DEL MONTE

Autor Tema: EL CORZO DEL MONTE  (Leído 202 veces)

Desconectado Devenite

  • Rayon
  • *
  • Mensajes: 49
  • Karma: 2
  • Sistema Operativo:
  • Windows NT 10.0 Windows NT 10.0
  • Navegador:
  • Chrome 94.0.4606.61 Chrome 94.0.4606.61
EL CORZO DEL MONTE
« en: Octubre 02, 2021, 12:35:25 pm »

Nos encontramos en el mes de julio, ya avanzado. El celo del corzo está empezando y mi hijo y yo hemos decidido acercarnos por la tarde al coto que tenemos la suerte de disfrutar en Toledo norte, a ver si tenemos suerte.
El fin de semana anterior fui con un amigo y nos hicimos con un precioso corzo en la parte baja de la finca, junto al rio.
Ahora se trata de probar fortuna en la parte alta, en la zona del monte, pues hay unas siembras muy querenciosas a las que me dicen que están saliendo los corzos.
Llegamos a la finca a buena hora y nos situamos al borde sur de la siembra, con una separación suficiente uno de otro, dispuestos a ver la aparición de los corzos bajando del monte al otro lado de la siembra. Dependiendo de por donde aparezcan el disparo será más o menos asequible y requerirá, o no, hacer una entrada para acortar terreno.
Mi idea era que el corzo lo tirara mi hijo, pues había andado de estudios intensos este año y no había podido acompañarme casi ningún día. Y por eso lo puse donde creía que sería más factible el lance.
La tarde fue pasando y cuando aún quedaban hora y media de luz mi hijo empezó a whatsapearme enviándome fotos de una hembra con sus corcinos que prácticamente se le había echado encima. A escasos 15 o 20 metros se le pusieron comiendo de la siembra. Claramente el aire lo teníamos perfecto.
Pero la tarde seguía avanzando y solo teníamos a la vista hembras y corcinos, y por más que le daba al buttolo no había ninguna reacción perceptible y ningún macho aparecía por la zona.
Quedando media hora de luz aproximadamente decidí ir a recoger a mi hijo. Le mandé mensaje advirtiendo y cuando vi su respuesta me trasladé por el camino hasta llegar a su puesto.
Decidí ir andando camino adelante hacia el extremo opuesto de la siembra, siempre dejando ésta entre nosotros y el monte y parando de vez en cuando para tocar el reclamo. Así lo hicimos.
Empezamos a caminar despacio y sin hacer ruido. Cada 50 o 60 metros parada para tocar el reclamo. Con este proceder llevábamos andado unos 400 metros cuando oímos una ladra por la zona del monte a nuestra altura. Paramos, sin mucha convicción y tocamos una vez más el buttolo.
De pronto, como surgido de la nada me encontré que en la siembra aparecía un precioso corzo que se había plantado frente a nosotros mirándonos fijamente.
En seguida me di cuenta que habíamos caído como pardillos novatos en un grave error. Habíamos hecho sonar el reclamo sin preparar trípode y rifle, por lo que allí estábamos los dos, cada uno con un rifle en su hombro, con un corzo precioso a 50 metros que nos había cazado a nosotros. El cazador cazado.
¿Qué había pasado? Pues sencillamente que esa inmensa siembra, aparentemente llana como la palma de una mano, tenía una leve hondonada suficientemente profunda como para que no hubiéramos visto venir el corzo al sonido del reclamo. Eso y que nos habíamos relajado y no nos habíamos preparado para la posible aparición del corzo.
Continúo con la escena. Allí estábamos petrificados y sin mover un músculo ninguno de los tres y decidí romper la escena.
Poco a poco apoyé el trípode en el suelo y sin abrirlo lo aguanté con mi barriga para que no cayera y ello sin perder de vista al corzo ni un solo instante. Continué los lentísimos movimientos bajando el rifle de mi hombro y subiéndolo muy despacio al encare. El corzo seguía inmóvil mirándonos y mi hijo a mi derecha seguía sin mover un músculo.
Finalmente, a pulso, situé al corzo en la cruceta. Estaba un poco cejado, lo que me permitía un disparo mortal al codillo.
El disparo rasgó el anochecer. El corzo hizo la carrera de la medialuna y cayó a plomo. Mi hijo y yo nos abrazamos emocionados. Había sido un lance precioso y distinto. Y habíamos aprendido una vez más que en la caza nunca puedes bajar la guardia.
« Última modificación: Octubre 02, 2021, 12:41:40 pm por Devenite »
Devenite

Desconectado Fozzie

  • Macareno
  • *****
  • Mensajes: 3316
  • Karma: 34
  • Sistema Operativo:
  • Mac OS X 10.15.6 Mac OS X 10.15.6
  • Navegador:
  • Safari 14.1.2 Safari 14.1.2
    • Enmontado tras la cruceta
Re:EL CORZO DEL MONTE
« Respuesta #1 en: Octubre 03, 2021, 04:05:10 am »
El “duende” te la lía con esas apariciones cuando menos te lo esperas…

Gracias por compartirlo, lo anoto para el concurso de relatos.
ENMONTADO TRAS LA CRUCETA (pulsa para acceder al blog)

¿Por qué te gusta la caza, por tus trofeos o por las horas que puedes pasar en el campo?

Desconectado Labrador

  • Rayon
  • *
  • Mensajes: 24
  • Karma: 0
  • Sistema Operativo:
  • Windows NT 10.0 Windows NT 10.0
  • Navegador:
  • Chrome 91.0.4472.114 Chrome 91.0.4472.114
Re:EL CORZO DEL MONTE
« Respuesta #2 en: Octubre 04, 2021, 01:58:17 pm »
Bonito lance y encima los dos juntos, enhorabuena !!!

 

acre-twicetold
acre-twicetold